Cataluña tramita una proposición de Ley contra el desperdicio alimentario.

Pretende sancionar, hasta con 50.000 euros, a los establecimientos comerciales de más de 400 metros cuadrados que tiren a la basura alimentos caducados o a los bares y restaurantes que no ofrezcan a los consumidores envases reutilizables y biodegradables para llevarse a casa las sobras. Todo ello, además de multar también la sobreproducción en la industria sin causas justificadas. El objetivo es que todo el sector disponga de medidas para garantizar un mayor aprovechamiento de la comida y los residuos, y aunque cuenta con el respaldo de las empresas, ha hecho saltar las alertas ante la posibilidad de una nueva ruptura de la unidad de mercado.

Fecha publicación: 5/21/2019
Volver al listado

Este sitio web utiliza  cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios según sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí.